Fui piedra y perdí mi centro (II)

Ana1

Desde el pasado viernes, y hasta el mes de septiembre, podéis visitar mi exposición Fui piedra y perdí mi centro en el Centro Municipal de Arte Flamenco La Merced, en Cádiz. Se trata de una selección de 21 cantes clásicos del flamenco pasados por mi turmix ilustradora. La muestra recibió su “bautizo” flamenco de la mano de tres excepcionales artistas: la bailaora Ana Arenas, la cantaora Macarena Villar y el guitarrista David Marín, que improvisaron una compleja intervención flamenca para sorpresa de los asistentes. Todo un éxito, pese a las severas amenazas de la meteorología, que finalmente tuvo que someterse a los imperiosos giros del mantón de Arenas.

Expo5
Expo1
Portada Expo
Ana2

Fui piedra y perdí mi centro

expo_Seisdedos_Af-01

Fui piedra y perdí mi centro es el verso -“robado” de una antigua soleá atribuida a La Serneta- con el que he titulado mi primera exposición individual. Se trata de una selección de 21 cantes ilustrados, que se inaugurará con el baile de Ana Arenas el próximo viernes 21 de abril en el Centro Municipal de Arte Flamenco La Merced, de Cádiz.
Desde aquí, quiero agradecer el interés y el cuidado que ha puesto en este proyecto el personal de la Fundación Municipal de Cultura de Cádiz y el Centro La Merced, así como el buen hacer y la paciencia del diseñador gráfico Jorge de Vicente.
¡Os esperamos!

Chevengur (II)

Chevengur2

Kopionkin salió a por el caballo. Era éste un animal muy robusto, más propio para transportar troncos de árbol que personas. Habituado a su dueño y a la guerra civil, el animal se alimentaba de cercas construidas de ramas tiernas y paja de los tejados, y se contentaba con poco (…) Kopionkin sentía un gran respeto por su caballo, y en cuanto a estima, éste ocupaba el tercer puesto: Rosa Luxemburgo, la Revolución y el caballo.
¡Salud, Fuerza Proletaria!– Le dijo Kopionkin a modo de saludo al caballo, que resoplaba atiborrado de tosco alimento-. ¡En marcha hacia la tumba de Rosa!

(Andréi Platónov, Chevengur)