Cada cosa está en su sitio

Moreno_Galván

En la torre está el reló
y el mochuelo en el olivo,
en mi corazón la pena:
cada cosa está en su sitio.

Hace un año realicé esta ilustración como homenaje punk al pintor/escultor/poeta/urbanista de La Puebla de Cazalla Francisco Moreno Galván. Pero la realicé también como gesto de rechazo a las representaciones habituales de Andalucía como lugar anclado en el tiempo para ofrecer a los turistas su dosis de “autenticidad”, cuando no directamente un viaje a Las mil y una noches. También al folklorismo pseudolorquiano y ruralizante del “embrujo”, el “duende”, etcétera.
Hoy, a una semana de la unánime huelga en el metal gaditano tras la muerte en el astillero de dos trabajadores de una subcontrata; tres días después de la movilización en Huelva contra la explotación y los abusos que sufren las trabajadoras de la fresa, he recordado esta ilustración y estas palabras extraídas de La estética de la resistencia de Peter Weiss:

… siempre se elogiaba lo exótico cuando se trataba de ocultar el trasfondo social y económico de un país. Cuanto más extraña y misteriosamente se presentaba un país mayores eran la injusticia, la pobreza, la miseria, cuanto más brillantes sus turísticas tarjetas postales, mayor era el fermento de la agitación.

Esta pieza forma parte de la colección del Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván de La Puebla de Cazalla (Sevilla).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.