Adiós, patio de la cárcel

Tras la presentación de El ruiseñor sin ojos en el Círculo Flamenco de Madrid, el cantaor Ismael de la Rosa me regaló estos tangos del Piyayo a palo seco, llevando el compás sobre la portada. Gracias a él por su arte y por la enorme aportación que ha hecho al vuelo del ruiseñor.

Adiós, patio de la cárcel
rincón de la barbería,
el que no lleva dinero,
lo afeitan con agua fría.

¿Dónde andará mi muchacho?

circulo.flamenco
DSC00809

Anoche El ruiseñor sin ojos (ed. Allanamiento de Mirada, 2017) voló muy alto en el Círculo Flamenco de Madrid, una institución flamenca impulsada únicamente por el esfuerzo de sus socios y socias, excelentes aficionaos que han sabido abrir en Madrid un espacio imprescindible, donde se puede disfrutar de formas flamencas que suelen quedarse fuera de las programaciones habituales.
Pude realizar la mejor presentación posible para este libro de cantes ilustrados: con dos artistas sobre el escenario de la talla del cantaor Ismael de la Rosa y el guitarrista Alejandro Gonzalez Moreno. Es jodido, muy jodido, tomar la palabra después de que Ismael haya levantado su grito flamenco, como en su conmovedora interpretación del clásico taranto de Manuel Torre Dónde andará mi muchacho. Pero uno hizo lo que pudo y el público quedó encantado. Ahí queda eso.

Cuando los dinosaurios dominaban la tierra

Petróleo

Es el título del texto que publiqué hace unos meses en el número 4 de la revista Negratinta. Aquí hablo un poco de mis criterios gráficos y de mi serie de ilustraciones Ingeniería social, algunas de las cuales acompañan el artículo. Eskorbuto, Bertolt Brecht, André Breton y Rachel Welch, ¿quién da más por menos?
Puedes leer el texto completo aquí:
Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra

Ondas y círculos flamencos

RuiseñorMantón2

El jueves pasado tuve el placer de presentar El ruiseñor sin ojos. 52 cantes ilustrados (editorial Allanamiento de Mirada, 2017) en las ondas de Círculo Flamenco, el programa flamenco de la emisora del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Alejandro Escribano y Carmen García Bermejo fueron los anfitriones de una agradable tertulia donde pude explicar mi proyecto de ilustración en torno al flamenco. La segunda parte del programa está dedicada al percusionista Patax, que también presenta un nuevo trabajo. Podéis escucharlo pinchando aquí.

El entierro de la Petenera

Petenera_2_FINAL_Web

De mi exposición La elipse de un grito. Poema ilustrado del Cante Jondo (hasta el 10 de mayo en el Museo-Casa Natal de Federico García Lorca en Fuentevaqueros, Granada). Agradezco a Francisco de Goya y Lucientes que me haya subcontratado a algunos personajes de sus Caprichos.

Tu entierro no tuvo niñas
buenas.
Niñas que le dan a Cristo muerto
sus guedejas,
y llevan blancas mantillas
en las ferias.
Tu entierro fue de gente
siniestra.
Gente con el corazón
en la cabeza,
que te siguió llorando
por las callejas.

(F. G. Lorca, Poema del Cante Jondo)

La elipse de un grito (video)

Texto de sala:
En este trabajo, el ilustrador Seisdedos (Álvaro García, 1979) contrasta su visión del arte flamenco con la que Federico García Lorca expresó -entre otros escritos- en su Poema del Cante Jondo. Al traducir este texto a su lenguaje visual, Seisdedos localiza y señala puntos de coincidencia y de alejamiento con la cosmovisión lorquiana.
Este recorrido toma la forma de un viaje por Andalucía. Pero no la Andalucía del tópico romántico/turístico, ni tampoco la Andalucía “real” -es decir, histórica-. La Andalucía propuesta por Seisdedos es un territorio mitológico donde García Lorca se hubiera sentido cómodo, porque está construido en gran medida con sus materiales, desde la raíz popular hasta el eco de las vanguardias del siglo XX. No por ello Seisdedos ha dejado de invitar a sus propias influencias, entre las que parece obligado citar a Goya y al espíritu del punk, reflejado en una abrupta y deliberada contraposición de registros gráficos.
El resultado es una aproximación atípica, tanto al Poema del Cante Jondo en sí, como a la temática flamenca que lo articula. Siguiendo al poeta y ciñéndose a la propia diversidad de registros del texto, el ilustrador recorre toda la escala emocional que expresa el propio arte flamenco, sin perder de vista el tema que constituye el eje central de la obra: la muerte.

Fuente Vaqueros, Centro de Estudios Lorquianos.
Hasta el 10 de mayo de 2018.