Adiós, patio de la cárcel

Tras la presentación de El ruiseñor sin ojos en el Círculo Flamenco de Madrid, el cantaor Ismael de la Rosa me regaló estos tangos del Piyayo a palo seco, llevando el compás sobre la portada. Gracias a él por su arte y por la enorme aportación que ha hecho al vuelo del ruiseñor.

Adiós, patio de la cárcel
rincón de la barbería,
el que no lleva dinero,
lo afeitan con agua fría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.